FRESAS para Siempre

FRESAS para Siempre

Una taza de fresas contiene el 136% de la dosis diaria recomendada de vitamina C, un antioxidante eficaz que puede ayudarnos a rebajar nuestra presión arterial

Todo el mundo sabe que las fresas son deliciosas. Sin embargo, ¿sabías que son una fuente inagotable de nutrición?.

8 Razones para incluir fresas en la dieta:

Dieta
Una taza de fresas contiene más del 13% de la dosis diaria recomendada de fibra dietética y sin embargo, sólo 43 calorías. La fibra dietética en las fresas ayuda a mantener una digestión normal. También disminuye la presión arterial y frena la sobrealimentación.

Antioxidantes
Las fresas contienen un compuesto químico llamado fenol. La antocianina, que es un fenol específico, se encuentra abundantemente en las fresas y da el color rojo intenso a esta fruta. Aunque se sabe que la antocianina tiene propiedades antioxidantes en el interior de esta fruta, aún se está debatiendo si estos agentes antioxidantes de la antocianina, también pueden ser absorbidos por el organismo una vez digeridos. Afortunadamente, se sabe que cuando se consumen alimentos ricos en antocianina, aumentan los niveles de ácido úrico del organismo, esto sirve como agente antioxidante.

Anticancerígenas
La combinación de agentes antioxidantes y antiinflamatorios que se encuentran en las fresas es también conocida en la lucha contra la aparición de muchos tipos de cáncer. Gracias a la vitamina C, el ácido fólico y los flavonoides como la quercetina y el kaempferol, las fresas son una deliciosa defensa contra las células potencialmente cancerosas.

Vista sana
Los Archivos de Oftalmología han publicado recientemente un estudio en el que la ingesta diaria de tres o más raciones de fresas (y otras frutas) puede disminuir en más de un tercio la posibilidad de contraer una enfermedad relacionada con la edad, es decir, la degeneración macular.

Vitamina C
Una taza de fresas contiene el 136% de la dosis diaria recomendada de vitamina C, un antioxidante eficaz que puede ayudarnos a rebajar nuestra presión arterial, garantizar un sistema inmunológico saludable y evitar el desarrollo de enfermedades oculares relacionadas con la edad, como las cataratas y la degeneración macular.

Una fuente magnifica de manganeso
Una taza de fresas contiene el 21% de la dosis diaria recomendada de manganeso, un nutriente esencial que actúa como un poderoso agente antioxidante y anti-inflamatorio. Al aumentar los niveles de superóxido dismutasa (SOD), la enzima responsable de la protección de las mitocondrías que se exponen al oxígeno, el manganeso no sólo ayuda a combatir la batalla contra los radicales libres y el estrés oxidativo, sino que también reduce la inflamación celular, otra de las numerosas causas de las enfermedades cardiovasculares.

Salud ósea
El manganeso es también una fuente importante para los huesos, ya que ayuda en el desarrollo de los huesos y en el mantenimiento de una estructura ósea adecuada. El potasio, la vitamina K y el magnesio en las fresas son también importantes para la salud ósea.

Beneficios de la fresa
La acción antioxidante de la vitamina C, hace que el consumo de la fresa sea beneficioso para nuestra vista, piel, oído y aparato respiratorio. Además, la alta cantidad de vitamina C de esta fruta puede ayudarnos a reducir los síntomas del resfriado y a combatir enfermedades como el estreñimiento y el hipertiroidismo. También es recomendable durante la menopausia ya que la vitamina C ayuda a reducir los sofocos y otros síntomas de la menopausia.

Imagen 1

La fresa es una de las frutas que agrada a la mayoría de las personas. Su sabor dulce y su color rojo la distinguen por encima de cualquier otro alimento. Aporta varios sustentos y vitamina C. 

También contiene fitonutrientes y antioxidantes que ayudan a combatir los tan temidos radicales libres, productores en muchos casos de diversos tipos de cáncer. 

“Se trata de una fruta muy versátil. La gente no conoce bien sus propiedades y aunque el precio es algo más caro que otra fruta, se recomienda su ingesta si se puede de manera continua ya que se notarán los beneficios en el organismo. 

Se puede comer después de las comidas o como parte de una ensalada acompañada con otras verduras. Es ideal para los niños mayores del año ya que antes no se recomienda porque puede presentar alergias”, aconseja la nutricionista española Vera Sánchez Gómez.

Hay más de 600 variedades de esta fruta, se distinguen en sabor, textura, aroma y color. Aquellas fresas que presentan un color rojo intenso son las más dulces y elegidas por el consumidor. 

“Es una de las frutas más sabrosas y que brinda más ventajas al cuerpo humano”, asegura el nutricionista Francisco Rocamora. “Otorga protección a la estructura celular y previene del daño oxigénico. 

Sus propiedades actúan salvaguardando al corazón de posibles riesgos y también tiene un efecto antiinflamatorio que va muy bien para las personas con problemas musculares o dolores óseos”, termina diciendo.

Otro de los beneficios a tener en cuenta es que la fresa contiene una fibra soluble que facilita la menor absorción de carbohidratos y ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre de manera equilibrada. 

De este modo, muchas mujeres que la consumen con asiduidad, aseguran que su ingesta les brinda tranquilidad, reducción del estrés y menos dolor durante sus ciclos menstruales o durante la menopausia. 

Así se devela en una encuesta realizada por la Comisión de las Fresas de California.

Su rico sabor, acompañado de los beneficios mencionados son una buena elección, que ya no solamente debe destinarse al postre.

Consejos para el mejor consumo y conservación de las fresas:



Se debe consumir recién comprada ya que pierde sus propiedades con el transcurso de los días y es una fruta muy delicada para conservar en la nevera por tiempo prolongado.

– No debe ser ingerida por niños menores del año ya que es altamente probable que se produzca algún tipo de intolerancia.

– Para su conservación, se debe quitar del envase en el que venga, colocar en un bol de cristal o cerámica, lavarlas, cubrirlas con un plástico y guardarlas en la nevera.

– Varias personas las congelan, pero no es recomendable ya que sus principios se pierden con facilidad.

– Se puede variar su manera de consumir. Ideales para un desayuno a base de yogurt, cereales y fresas o para un almuerzo como parte de una ensalada con otras frutas o verduras.

– Sólo consumiendo 100 gramos de esta fruta al día, se está cubriendo la cantidad necesaria de vitamina C.

Fuentes:
http://www.alimentos.org.es
http://www.enplenitud.com
Descarga libros gratis en http://www.enplenitud.com/libros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: