Una historia interesante para reflexionar, sobre la actuación de unos soldados españoles en Bosnia

LA PLUMA Y LA ESPADA

Hoy les contaré la hazaña de unos hombres que estuvieron dispuestos a morir por defender al débil y al desamparado.

Una historia de héroes españoles que, como casi todas, permanece arrinconada en el olvido y que no sucedió hace siglos ni la protagonizan los rudos arcabuceros y piqueros del Rey… Bueno, en definitiva, son los mismos hombres, la vieja y fiel infantería.

La ciudad de Konjic está situada a unos cuarenta kilómetros de Sarajevo. Allí los musulmanes bosnios, que no eran unos santos, puesto que allí ningunos lo fueron, pues  allí nadie respetaba al contrario y todos cometían salvajadas inenarrables, seres humanos al fin y al cabo con una metralleta entre las manos.

En la zona, la limpieza étnica la perpetraban los seguidores de Alá, los muhaidines de pañuelo verde en la cabeza y barbas cerradas como las del profeta que degollaban a los infieles y crucificaban a los curas…

Ver la entrada original 848 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: